Reflexiones Nuevo Bernabéu

arquitecto madrid

 

Opinión sobre el nuevo estadio del Real Madrid.

Se acaba de presentar el proyecto de reforma del Estadio Santiago Bernabéu y como arquitecto de Madrid y aficionado  no quería dejar pasar la oportunidad de exponer las sensaciones que el proyecto ha generado en mi persona.

Comenzaré comentando aspectos que para mi son muy positivos del estadio y creo que lo deben de convertir en un referente para el resto de estadios para a continuación realizar una crítica de aspectos negativos o mejorables.

Puntos positivos:

01_Reutilizar un edificio existente. En primer lugar creo que es un enorme acierto que el proyecto no suponga la demolición del estadio original para la construcción de uno nuevo sino que consista en dar nueva vida a un estadio existente, reutilizarlo y reformarlo.  Esta decisión me parece un enorme acierto tanto desde el punto de vista ecológico como identitario.  El aspecto ecológico es fundamental en el planeamiento de nuestras ciudades y creo que el Real Madrid a través de esta obra se convierte en un referente mundial de cómo optimizar recursos mediante el reciclaje de grandes infraestructuras, todo lo contrario a la tendencia generalizada en el mundo del deporte, donde todos quieren su nueva joyita sin medir el impacto ecológico que genera. El caso mas dramático de esta tendencia fueron los juegos olímpicos que Madrid perdió contra Río.  Madrid presentaba un proyecto en una ciudad viva, con el 80% de las infraestructuras construida y en funcionamiento mientras Río presentó un proyecto de nueva obra en su totalidad, conformado por edificios que en su mayoría se encuentran a día de hoy abandonados o en ruinas. Me parece por tanto un ejercicio de responsabilidad esta importante apuesta del Real Madrid por la ecología y un claro guiño a la importancia que la sostenibilidad va a adquirir en el futuro de la sociedad. Por otro lado, desde el punto de vista emocional de los aficionados, los madridistas nos ahorraremos escenas como las que se han vivido en nuestra misma ciudad donde se han llegado a vender trozos de césped del Calderón incluso a repartir las butacas de un estadio cuyos aficionado veían desaparecer desconcertados como un gato al que le dan las largas en la carretera. Eso no sucederá y los momentos vividos en el Bernabeu no serán derrumbados por una grúa.

02_Mantener ubicación en el centro de Madrid.  Esta postura sigue teniendo un fuerte componente ecológico e identitario, digamos que es la consecuencia de reutilizar el edificio existente vista desde un punto de vista de urbanismo, de lo que implica la presencia de este edificio en la ciudad. La tendencia actual es llevarse los estadios fuera de las urbes, donde el suelo es mas barato, donde hay mayor espacio para plazas de aparcamiento y espacio para grandes aglomeraciones. Sin embargo un urbanismo sostenible debe apostar por reducir los desplazamientos a los centros de ocio incorporándolos en el centro de las ciudades. En Madrid ya hemos vivido el paulatino cierre de muchos cines en el centro para ser reemplazados por grandes superficies en las afueras. Si bien que la accesibilidad a los centros de ocios debe ser sencilla, es igualmente importante que los iconos de las ciudades sean disfrutados por sus habitantes y formen parte de su día a día independientemente de si en ese momento se celebra un evento en su interior o no, simplemente con pasear, sentarte cerca o verlo se genera una empatía con cada edificio.

03_Viabilidad económica o comercial, o mas bien, este estadio se va a pagar solo. Es un gran acierto convertir el estadio en un centro de ocio, un parque temático del club, con zonas comerciales, de enorme atractivo para los turistas. Este tercer aspecto cierra, junto con los dos anteriores, características que para mi debe cumplir un buen edificio: ser sostenible en términos ecológicos, sociales y económicos.

04_Mantener el nombre, poco mas se puede añadir de esta decisión que espero que respeten en el futuro.

Pasemos ahora a los puntos negativos, algunos de ellos basados en criterios mas emocionales que racionales como la estética.

Puntos negativos

01_Lamas metálicas con impacto sobre el clima de la Castellana. Me parece una locura imaginar pasear por el entorno del estadio durante los meses de verano, con esa enorme fachada de espejo a modo de horno solar reflejando el sol contra el entorno y edificios anexos. Me viene a la mente sin quererlo aquel suceso donde el edificio Walkie Talkie de Londrés se pusó a reflejar el sol hasta fundir, literalmente a un coche aparcado frente a él, un jaguar para mayor drama.

02_La cubierta o la falta de necesidad de cubrir el estadio, da un poco de vergüenza pensar que en los estadios ingleses puedan jugar con lluvia y que en Madrid, donde las posibilidades de que llueva un domingo a la hora del partido se dan unas 2 veces al año como mucho, necesitemos que nos cubran el estadio. Un alarde innecesario. Además ¡si lo haces, hazlo bien! Cuando vi que la cubierta era una lona tirada por unos carriles la imagen difería mucho de la pedazo de cubierta móvil que me imaginaba inicialmente.

03_Para finalizar hablemos de estética. No se trata de que la imagen esté pasada de moda antes de construirla, con unas líneas propias de la arquitectura de los 90. No se trata solamente de que estemos tapando un edificio brutalista precioso, que impone a todo el que se acerca y refleja la arquitectura dura de Madrid, de Torres Blancas o los edificios de Fisac. No se trata solamente de que parezca un edificio diseñado por Nike. Se trata fundamentalmente de que hay un color, por encima de todos los colores, que es el color de la arquitectura, el color sobre el que Le Corbusier sentaba las bases de la arquitectura moderna, y ese color es el color del Real Madrid. Sigo sin entender porque el nuevo estadio no es Blanco como Raúl Gonzalez.

arquitecto joven madrid