Joker como manifiesto del urbanismo moderno: Ciudades megalómanas y pisos de mierda

Joker como manifiesto del urbanismo moderno: Ciudades megalómanas y pisos de mierda.

Esta semana fuimos a ver la última película de Batman: Joker. Van ya una serie de películas que veo en las que la ciudad es un protagonista directo, como la última de Tarantino “Érase una vez en Hollywood” así como la línea que está siguiendo Woody Allen, a día de hoy con San Sebastián como musa.

Lo que no me esperaba era encontrarme en un género típicamente de acción y super héroes un mensaje tan potente sobre urbanismo y arquitectura. Voy a intentar por tanto explicar la peli desde este prisma.

Básicamente la vida del Joker transcurre en tres ámbitos principales: su casa y el espacio público de Gotham por un lado y el espacio virtual de los medios de comunicación que conectan ambos espacios. Todos estos ámbitos donde transcurre su vida tienen un punto común: torturan al personaje de forma cruel y son absolutamente inhabitables. Analicemos los principales elementos de cada ámbito:

01_La casa

La actividad en su casa transcurre principalmente alrededor del televisor, zona de reunión y encuentro social. Al igual que tantos jóvenes en España no tiene poder adquisitivo para pagarse un piso y vive con su madre anciana en un piso antiguo y envejecido. Su intimidad y desarrollo personal están siendo sometidos por dos factores: la presión del mercado inmobiliario y el nefasto diseño de la arquitectura que habita. El entorno inmediato de su casa es el ascensor y pasillo de acceso donde coincide puntualmente con los vecinos en unas zonas carentes de iluminación natural y con visiones totalmente ortogonales propias de una cárcel donde las relaciones humanas se enrarecen de manera natural. Esa tortura arquitectónica a la que es sometido el personaje adquiere mayor fuerza cuando visita la casa de Thomas Wayne, una mansión con zonas verdes de juego y aspecto saludable donde el personaje es vetado. La obsesión por escapar de ese espacio, su casa, que les mantiene presos y volver a la gran mansión con jardín es una constante a lo largo de toda la película.

02_La ciudad

Joker es sometido por la ciudad desde el primer minuto, su trabajo es en tierra de nadie, en la calle, buscando crear su espacio en su propia ropa hasta que es apaleado en un callejón. Este sometimiento se va acentuando en el metro, donde se muestra al personaje como una víctima de las gigantescas infraestructuras públicas.

La película supone una crítica al correcto funcionamiento de una urbe la cual es presentada como la anti ciudad, si bien los seres humanos vivimos en ciudades para tener una vida mas fácil, la película presenta un entorno que no cumple sus servicios básicos ni de limpieza de basuras, ni de seguridad, ni de transportes. Un entorno donde el sueño del individuo de desarrollarse en un trabajo es arrollado, donde la vida en comunidad es pisada por un fuerte individualismo y donde no existen zonas de desconexión. Este último factor, la ausencia de parques y zonas de esparcimiento, es clave en el desarrollo del personaje que hace grandes esfuerzos por escapar de esa ciudad y siempre son frustrados por la misma ciudad.

03_El entorno virtual

El entorno virtual se presenta como un articulador de ambos mundos, su casa y la ciudad. Esa máquina de sueños que es la televisión también machaca al personaje y le convierte en un friki objeto de un video viral. En ese punto el personaje ha fracasado en los tres espacios donde desarrolla su existencia: su casa, la ciudad y el entorno virtual.

Pero el hombre consigue imponerse a un entorno hostil

En la escena del asesinato de los tres jóvenes el personaje pasa de ser una víctima del espacio, apaleada en el suelo del metro, a dominar la ciudad, a controlar el espacio del metro y moverse con soltura por los túneles. La imposición al entorno llega al punto álgido en la escena donde en mitad de una gigantesca escalera que a lo largo de la película le ha ido anulando como individuo, Joker consigue imponerse al entorno arquitectónico bailando y dominando dicha escalera, reivindicando su existencia mediante el baile y la música.

 

Se podría decir que la evolución de joker a lo largo de la película consiste en imponerse a dichos espacios, a su casa, la ciudad y medios. El protagonista es presentada como una victima del mal urbanismo y la mala arquitectura hasta acabar literalmente disparando a su propia casa y colapsando la ciudad, momento en que se encuentra como individuo libre.

La ciudad es el espacio de los sueños, el lugar donde los humanos acuden a dejar que sus aspiraciones mas profundas sucedan, a construir su propio universo. Nada que ver con la ciudad que vive el personaje, donde la ausencia de espacios de divertimiento sumado a la incapacidad de tener su propio espacio donde crear su mundo constatan el fracaso de la arquitectura en complacer las necesidades del individuo.

Ante esta hostilidad del entorno y de la arquitectura el Joker opta por el mismo recurso que los esquimales: refugiarse en su vestimenta. El personaje reivindica su espacio en este caos vistiéndose de payaso, marcando su presencia y sobretodo buscando en este atuendo el espacio de esparcimiento que la ciudad no le ha ofrecido, un espacio de alegría y color que la ciudad le niega ya a la vez una capacidad de reivindicarse socialmente. No  puedo dejar de ligar este fenómeno a algo tan parisino como  vivir en un cuchitril 10 metros cuadrados y reivindicar tu espacio en la vida mediante un look espectacular, donde la moda asume tareas propias de la arquitectura.

 

En fin, todo esto va acompañado de dosis de violencia brutales y enfermedades mentales que reflejan el lado mas oscuro de las grandes ciudades.