Casa de Greta versus Torre Trump, ¿cuál es mas ecológica?

Casa de Greta versus Torre Trump, ¿cuál es mas ecológica?

En plena cumbre del clima en Madrid con Greta como ídolo de masas, la sociedad entera pone el foco en el debate de la sostenibilidad e impacto de nuestro modo de vida.

En este post intentaré llevar este debate al campo de la arquitectura comparando en términos estrictamente ecológicos y arquitectónicos la casa de Greta con la Torre Trump en Nueva York.

La arquitectura y el urbanismo son actividades cruciales en la optimización de los recursos naturales, desde el modo que tenemos de climatizar nuestras vivienda a los desplazamientos que tenemos que realizar para llegar al trabajo o supermercado.

La Torre Trump es un modelo de alta densidad, de construcción en altura de 202 metros. La casa de Greta es una vivienda unifamiliar en Suecia con un jardín de unos 1.500 metros cuadrados.

Pasemos a compararlos analizando algunos de los aspectos de mayor impacto de nuestro modo de vida en el entorno natural:

01_Consumo de combustibles fósiles en los desplazamientos.

La casa de Greta es una vivienda unifamiliar aislada situada en Ingarö, Suecia. Se trata de una zona de baja densidad muy boscosa caracterizada por un urbanismo que crece en extensión, donde las necesidades básicas como ocio, relacionarse o hacer la compra están ligadas el uso del automóvil. Ir al trabajo, visitar a un amigo o hacer la compra para la cena, todo pasa por un desplazamiento previo, normalmente en automóvil. Podríamos decir que si un limón que llega a su nevera es que tiene petróleo (gas o carbón).

La Torre Trump es un modelo de altísima densidad, un rascacielos de 58 pisos que contiene distintos usos en su interior, desde oficinas, locales comerciales a apartamentos. Para desarrollar tu día a día podrías no necesitar salir fuera y que tu único medio de transporte fuese el ascensor, reduciendo significativamente tu impacto ambiental dado que todas tus necesidades se encuentran resueltas en un único espacio. Adicionalmente, su entorno es también de muy alta densidad y puedes cubrir en una distancia abarcable a pie la mayor parte de tus necesidades en el día a día.

 

Podríamos decir que en este punto, la Torre Trump, o la edificación de alta densidad, tiene un menor impacto en el clima que las viviendas unifamiliares construidas en entornos de baja densidad como la de Greta.

construir casa

 

02_Consumo de combustibles fósiles para calefactar la casa

La casa de Greta, una vivienda unifamiliar aislada, pierde carga térmica por todas sus fachadas y cubierta. Cuando quieres calefactar la casa, el calor se escapa en todas las direcciones al estar todas ellas en contacto con el aire exterior. Esto supone un enorme esfuerzo a la hora de mantener climatizada la vivienda.

En la Torre Trump los apartamentos comparten 3 de sus 4 fachadas con un vecino, además del techo y el suelo. En lugar de fugarse el calor, este está en contacto con otras zonas calefactadas. Esto hace que el esfuerzo de cada familia al calefactar su piso sea mucho menor.

Adicionalmente podemos presumir que en una torre se centralizan gran parte de las instalaciones y servicios, lo cual mejora mucho su eficiencia y facilita su mantenimiento.

 

En la casa de Greta, para contrarrestar este impacto han colocado paneles solares en la cubierta, no es un detalle que estamos en un país donde los 6 meses mas fríos del año no sale el sol, con lo que poco podemos esperar de su productividad al calefactar la casa.

perdidas

03_Consumo de suelo o de espacios naturales

La casa de Greta ocupa una superficie aproximada de 1.500m2, de los cuales 130 están edificados. La Torre Trump tiene 58 pisos, por tanto en la superficie de una casa unifamiliar, en la Torre Trump podrían vivir 58 familias,  dicho de otro modo, consume 58 veces menos suelo la Torre Trump que la vivienda de Greta. Adicionalmente está el suelo consumido por infraestructuras, si estas 58 plantas se articulan entorno a ascensores cuyo consumo de suelo es ridículo, los desplazamientos de la vivienda de Greta exigen la construcción de autopistas, si nos limitásemos estrictamente al tramo que da acceso a la vivienda, eso supone unos 150 metros cuadrados de autopista consumiendo suelo natural para dar acceso a una sola vivienda.

 

En este supuesto podemos afirmar también que la construcción de alta densidad consume muchísimo menos recursos naturales, en este caso suelo, que la construcción en extensión.

04_Uso materiales renovables.

La estructura de la Torre Trump es de hormigón armado, un material que genera un gran impacto en el clima y emisiones significativas de CO2.

La vivienda de Greta es de madera, un material renovable, que absorbe CO2 y que se produce en el entorno inmediato de la misma.

La edificación de alta densidad en altura es poco compatible con el uso de materiales renovables dado que los estándares de calidad y los esfuerzos a los que están sometidos los mismos son muy significativos. En estos casos lo importante para valorar el impacto ambiental del material empleado es la vida útil del mismo, por poner un ejemplo fácil, el acueducto de Segovia se construye con piedra, un material no renovable, pero su vida útil es de 2.000 años, por lo que su impacto ecológico no es alto. En este punto, el reciclaje aplicado a la arquitectura, es decir, la restauración o reforma de construcciones existentes, es un gran modo de contribuir a reducir nuestro impacto ambiental.

05_Puntos sueltos

Para terminar de comprar estas dos construcciones, mencionar que aspectos como la focalización de los residuos que facilita una torre, todos en un ámbito muy específico que facilita enormemente su recogida y clasificación para el reciclaje, por no hablar de evitar residuos de riesgo como el silicio de los paneles solares, reducen mucho el impacto de una construcción en densidad respecto a una en extensión. Otros factores, como la gran optimización de la luz natural que se produce en una torre, donde sus fachadas de vidrio inundan de luz el interior de las  así como el hecho de que calefactar en un clima tan extremo como el de Suecia con temperaturas muy bajas supone también un gran impacto para el clima.

superpoblacion

 

Conclusiones: el reto de la superpoblación

Para terminar reconocer el punto de provocación y demagogia evidente de este post que se centra estrictamente en estos dos inmuebles, omitiendo las políticas de Trump hacia la industria del carbón, el mensaje de Greta hacia con los animales o el modo de vida global que representan cada uno, este post se limita a hacer un pequeño ejercicio de desmitifación de que la casita de los enanitos es mas ecológica que un rascacielos, prejuicios muchas veces instaurado en el imaginario colectivo.  No hay un único modo de construir o de vivir respetuoso con el planeta, pero desde mi punto de vista, creo que uno de los grandes retos del clima en el futuro es dar respuesta al fenómeno de la superpoblación.  El dar encaje a la tendencia al alza de la población mundial con países como China o la India o ciudades como Mexico Df de 22 millones. Podríamos decir por tanto que un modo comprometido con reducir nuestro impacto sobre el clima es construir en altura y avanzar hacia un modelo de ciudades verdes donde los recursos sean compartidos entre vecinos, donde se reduzcan los desplazamientos asi como el impacto de las infraestructuras en la medida de los posible, porque es muy difícil pensar en que países superpoblados con enormes crecimiento anuales puedan crecer en extensión sin repercutir muy negativamente en el clima y mucho menos que los habitantes de dichos países tengan el comportamiento de Greta hacia con su entorno, por lo que es importante pensar en modelos que faciliten a gran escala la preservación del medioambiente, donde la vivienda en grandes torres tiene mucho que aportar.